Como aplicar las ventas en tu vida diaria


Para la gente que ya domina las ventas como parte de su día a día y en su forma más básica y cruda se les facilitará muchas cosas en su vida diaria.

No lo podemos negar. El que sabe vender sabe conseguir lo que se propone, siempre y cuando en el transcurso del camino existan personas que nos faciliten nuestros objetivos sin caer en malos tratos o persuasiones turbias.

Todo es simplemente las ganas de llevar tu objetivo al límite y en tiempo récord.

Como vendedores debemos siempre de actuar como un arma letal, como una flecha que solo apunta a un objetivo.

Debemos de tener completa atención al objetivo y a los pasos que debemos de realizar para cumplirlos.

Una vez identificado estos dos puntos (objetivo y pasos a seguir) simplemente actuamos usando siempre nuestra capacidad de negociar, de exponer atributos de valor y de identificar áreas de oportunidad, estas tres habilidades deberán estar presentes siempre en toda negociación.

x

En la vida cotidiana se trabaja de la misma manera. Supongamos que queremos conseguir algo simple como un descuento en nuestro servicio de alquiler, no debe ser difícil conseguir primero una línea de comunicación a tono con nuestro casero.

Busca romper el hielo como primer punto, este paso lo conseguiremos con mucha capacidad de observación y deducción. Sigue tus instintos y arriésgate según tus conclusiones a abordarlo con algún tema que consideres pueda interesarle, consigue una sonrisa, o al menos un punto de aceptación de su parte para pasar al siguiente paso.

Una vez que iniciemos una charla amena podremos abordarlo solicitando se comprometa con nuestra necesidad que es “un descuento en el mes de la renta”.

No es difícil este paso, sólo debemos de contar las cosas tal cual, dile por lo que estás pasando en tono bajo para que presente mayor atención, luego nos daremos cuenta que sus palabras de apoyo serán directas y de corazón, ahora sí, lo hemos conseguido.

Nuestro casero ya sintió empatía y preocupación por nuestro gran problema.

Ahora es momento de pedirle nuestro descuento.

Lo mejor – aunque hay varias vertientes es pedirle el descuento- es ¡como va!, conserva el tono bajo, pero firme y siempre acompañado de un “por favor” “mil disculpas” o frases que puedan hacerle ver a nuestro casero que no nos enorgullece lo que estamos haciendo pero que es importante.

Con estos sencillos consejos podremos darle un giro a nuestros días y dejar de escuchar tantas veces la ya famosa palabra “NO” y deleitarnos escuchando un “SÍ” después de un empujón más.

Si aplicamos esto en algún caso no dudes regalarnos tus comentarios para saber que tal te fue y si podemos apoyarte en algo más lo haremos.

 


¿Te gusta? Compártelo con tus amigos!

10
3
10, 3 points
¿Cual es tu reacción?
Cry Cry
0
Cry
Cute Cute
0
Cute
Damn Damn
1
Damn
Dislike Dislike
1
Dislike
Lol Lol
0
Lol
Like Like
2
Like
Love Love
0
Love
Win Win
3
Win
WTF WTF
1
WTF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Como aplicar las ventas en tu vida diaria

log in

Become a part of our community!

reset password

Back to
log in
Choose A Format
Personality quiz
Trivia quiz
Poll
Story
List
Meme
Video
Audio
Image
All for Joomla All for Webmasters